lunes, 21 de abril de 2008

4.30pm


El frío entra por adentro y sale por mi brazo izquierdo; ese frío me recuerda a ti.
Formas parte de mí, de todos mis sueños, de historias que nadie supo contarlas, sólo tú.
Me gusta vigilarte, idealizarte, planear un encuentro, observarte cada noche a la misma hora, en el mismo lugar, con el mismo color, el mismo olor.
No te amo, pero me gusta fingir que sí; por lo menos, durante unos segundos me siento más feliz. Fingidamente feliz.
El sabor del tabaco, el calor del sol, el viento frío de costa, las palomas volando a mi alrededor, el hombre que busca comida en los R2D2, la pareja fingidamente enamorada, los niños felices (si es que no son Ana de Cría Cuervos), los padres, los abuelos, la puta tranquilidad y mi personalidad discordes.
No sé qué hora es, no sé qué día es hoy, todos los días son iguales de solitarios.
Empieza a hacer algo de frío, estoy cerca del mar, en media hora podría llegar si voy caminando.
Puta paloma de mierda, te haces a la difícil. Todo es fácil para ti, no tienes que amar. No tienes la necesidad de amar. No sabes qué es amar. Qué envidia siento por ti.
Quiero ir a otro lugar, quiero estar en tus brazos, quiero que me hagas sentir tu calor, pero no sé dónde estás. Nadie sabe dónde estás, sólo mi corazón. Y cuando te haya visto, sabré que eres tú quien debe estar a mi lado. Cuando te haya visto.
Todo esto es confuso, sólo puede entenderlo mi corazón. Figuradamente, en ese sentido cursi y dramático. En ese puto sentido.
Siento mucho odio... a todo el mundo. No, sólo me odio a mí. There is no love in me. I feel hollow.
Iré a buscarte.

(Escrito en un parque de San Miguel)

2 comentarios:

Dark Prince dijo...

Yo te enseñé lo de los R2D2...

Palomas... ya te dije que me parecen unas carroñeras disimuladas :S, con modales diría yo.

Anleitmotiv dijo...

Q son los R2D2?