miércoles, 2 de abril de 2008

No me toques

I'm back! But she's not... She won't come back.
Pero... ¡a la mierda!
¿Qué es un hecho social? Pues... si no hubiese leído, creo que no habría entendido nada. Nuestro estimado profesor explica "demasiado" bien (noten mi ironía, por eso lo escribí en comillas... Según la RAE...).
Bueno, eso del hecho social no importa aquí, no quiero nada de "intelectualidad" en este blog.
La cuestión es que... me pasó algo, digamos, desagradable en la micro. No, nada exagerado, no es ninguna agarrada de culo ni posiciones sugerentes.
Subí a la micro, me senté "pegada" a la ventana, porque me gusta mirar la "bella" ciudad (sí, otra ironía) de Lima, especialmente esta "hermosa" periferia. Un hombre, que ya estaba sentado en el asiento de atrás, se sienta a mi lado. Yo leía una separata de la universidad, analizaba cuestiones sociológicas y entonces siento algo raro en mi brazo. Miro solapadamente y veo unos repugnantes dedos ligeramente sobre mi brazo. No hago nada, podría ser como cualquier toque normal que se dan en los asientos de los micros... ¡PERO...! Sus dedos se acercaron más a mí progresivamente. O sea, el pendejo aprovechaba cada bache para acercar su asquerosa mano a mí. Obviamente, me jodió y me hice a la enojada. Guardé mi separata en mi maleta y el pendejo alejó su mano.
Yo dije que ya, nada iba a pasar, pero el hijo de puta volvió con lo mismo. Me jodía que me tocara con sus putos dedos, y el pendejo se hacía al dormido, tremendo HUEVÓN. Si me tocaba algo más que mi brazo, yo le hacía un escándalo a ese huevón.
Tuve que soportarlo por casi una hora, la micro de mierda iba más lento y estaba lleno. Cuando tuve que bajar, le di un empujón al hijo de puta de al lado y salí. Pero el problema era cómo iba a hacer para llegar a la puerta si el carro estaba a más no poder. Uno tiene que ser tan delgado como un palo de escoba como para salir de la micro. Bueno, me hicieron pasar de paradero, porque, cuando el carro pasó por mi paradero, recién estaba a medio camino. Es que era imposible pasar en medio de tanta gente aplastada.
Estaba tan enojada para cuando logré bajar de la micro, caminé hasta mi casa y, cuando pasaba por el restaurante Laredo, la puerta se abre y casi me rompe la cara. El tipo que salía me dijo: "!Cuidado! ¿No ves que estoy saliendo?". Yo estaba tan enojada que le respondí: "Cuidado debes tener tú, huevón!".
Tenía ganas de gritarle a todo el mundo y sentía repugnacia al ver mi brazo. Llegué a mi casa y me lavé el brazo. Ya ando más tranquila por lo de mi brazo... ODIO esos hijos de puta que te tocan, la próxima y exploto. ¡He dicho!
_______________
[Espacio "Cultural"]
Uso de las Comillas
c) Para indicar que una palabra o expresión es impropia, vulgar, procede de otra lengua o se utiliza irónicamente o con un sentido especial: Dijo que la comida llevaba muchas «especies»; En el salón han puesto una «boisserie» que les ha costado un dineral; Parece que últimamente le va muy bien en sus «negocios». En textos impresos en letra redonda es más frecuente y recomendable reproducir los extranjerismos crudos en letra cursiva que escribirlos entrecomillados.
Fuente: RAE

1 comentario:

Dark Prince dijo...

Bien por ti, mi blog esta muy politizado :S aparten de mi este caliz, por favor

Ay amiga, segunda vez que te hacen algo así, creeme que grrr... me hierve la sangre. Tu sabes que yo te respeto, no se como mierda hay gente así, ojalá los tuviera en frente ¬¬