martes, 10 de julio de 2007

Freud o nadie

No creo que esa foto tenga que ver con esto. Es una galleta en forma de una persona, la pata izquierda se voló, está algo sucio y descansa sobre las hojas de la fotocopia de un libro.

En la tarde le pregunté a mi madre, por preguntar nomás, que tal si me hacía un corte en la palma de la mano, ¿quedaría una cicatriz? Pues no. La verdad, sigo sin saberlo. Aunque me digan que no, yo quiero comprobarlo. O sea, me he cortado anteriormente la palma de la mano, pero no he visto cicatrices.
Bien, me corté un poco y dentró de un tiempo veré si queda algo que se note.
¿Que si estoy medio loca? No. Sólo quería comprobarlo. Es que cuando pienso en algo, siempre lo pruebo. Tengo un impulso que me dice: "Mierda, anda pruébalo, después te quedas con la incertidumbre".
También soy muy...¿preocupada? por esas cuestiones de higiene y asepsia (hasta que por fin uso esa palabra); por eso, antes de cortarme o hacerme cualquier mierda en la piel, debo tenerla limpia y desinfectada con alcohol, así como el instrumento con que me haré esa incisión.
Vaya que sueno extremadamente trastornada.
Siento que yo misma me degenero.

Es como cuando una persona asesina a alguien. Su mente se perturba hasta llegar a la locura.
Yo misma me provoco estos pensamientos, siempre tengo que hacer algo, cualquier cosa. Me desespero por hacer cosas no "normales". Siento que no soy normal. Me siento rara.
A veces veo a la gente con intenciones de hacerme notar que ellos se comportan normal y yo no. A veces tengo comportamientos raros. Es todo raro esto.

Creo que Freud estaría feliz conmigo. Tengo millones de complejos y problemas y conflictos interiores. Pero sólo con Freud o con un psiquiatra. Me joden los psicólogos.

2 comentarios:

Athos dijo...

pues no te va a quedar nada. Una vez me abrí una segunda boca entre el dedo gordo y el índice. Obviamente mis padres nunca lo supieron. Me ponía una venda hecha de papel higienico, sacándomela de cuando en cuando para ver...

para ver los músculos allí adentro, moverse...

Poco a poco me fui haciendo insensible al dolor, y cuando me di cuenta ya no tenía esa segunda boca.

Que me hablaba de matar gente...

De hecho, toda mente libre se va a pensar mierda, es como su pasatiempo. Al ocuparla perderás tu identidad, pero entrarás en el círculo de nos "normales".

(un club aberrante)

TaximaniaKa dijo...

Komo kuando yo me korte kon un gillete solo para constatar ke estaba viva y ke saldria sangre...
no estas loka.
ESTAMOS LOKAS ! jajaja !