jueves, 19 de julio de 2007

Preocupada...

Estoy preocupada, extremadamente preocupada.
Y cuando yo me preocupo mucho, termino despreocupándome o, mejor dicho, siendo indiferente con aquello que me preocupa. Es un "mecanismo de defensa". Muy malo, sí, pero es la única manera que encuentro de solucionar mis problemas. Los afronto, pero me causan tanta preocupación y desesperación que mejor los olvido y hago a que no me importan.
Alguien me dijo que tal vez tenía tantos problemas porque tomaba las cosas como si no importaran.
Pero cuando algo es demasiado frustrante para mí, mejor lo dejo a un lado y trato de no pensar en eso. Y las consecuencias son igualmente jodidas, pero hago lo mismo y no pienso en ellas.

Tengo salvación, pero no es muy favorable.
Mi problema es: no voy a pasar el semestre. Mi primer semestre universitario en mi vida y un fracaso. Empecé a sentirme mal y con ganas de acabar con todo cuando el profesor de historia me expulsó de la clase. Desde esa vez, consideré mucho en las palabras de mis padres que me decían que estudiara en la Católica.
Esa es una solución. La única que veo y que no sea tan mala como que mis padres se enojen conmigo por haber desaprobado el semestre y me odien eternamente.
Me dicen que me prepare en una academia desde agosto hasta el próximo examen, pero... ¿regresar a una academia cuando ya he estado en la universidad? Es realmente jodido. Compartir horas con recién egresados de los colegios, todos más jóvenes que yo... Mierda, me estoy sintiendo vieja. Y lo peor es que ¿quién puede asegurar que ingrese a la Católica?

Y todavía la PUCP... un lugar con mayoría de personas acomodadas, o sea, a lo que yo no pertenezco. Una universidad que dice "bienvenidos todos" como si quisiera aclarar que los de bajo nivel social también pueden aunque tengan que pagar, pero queda claro que todos están bienvenidos; una universidad en donde sus estudios van junto con la "humanidad", para que digan que los alumnos son sensibilizados ante la realidad del Perú, porque, para muchos, su realidad sólo es el espacio que los rodea.
Y, finalmente, hay otra cosa: ¿Dejar a esta amada universidad, San Marcos, por otra que pretende ser superior a ésta, pero ni le llega a los talones? ¡La decana de América, la gloriosa San Marcos!
La Católica es una muy buena universidad, con buena enseñanza y exigencia. Pero la San Marcos despierta en mí un sentimiento enorme. Sé que no habrá ninguna otra universidad que me haga sentir como en la San Marcos. En realidad, no hay ninguna que se le compare.

No todo está dicho. Si dejo San Marcos, sé que algún día volveré, porque me sentiría muy orgullosa de haber estudiado y, finalmente, tener un título en la UNMSM. Sería como un sueño cumplido.

2 comentarios:

TaximaniaKa dijo...

estimada, he estado en la pucp y en la unmsn, kreeme, ambas tienen sus defectillos !

Anónimo dijo...

mmm... que interesante yo llevo dos años siendo sanmarquino en la misma facu de sociales y no es la gran cosa...solo una cosa es cierta ---SAN MARCOS fue construida con el esfuerzo de sus destacados intelectuales salientes--- podrias salir de TELESUP y ser un genio, aprobecha tu universidad, no te dejes seducir por el cliché,(eso de bienvenidos todos y la decana)aprovecha tu universidad que despues, queza poco despues lo vas a añorar...