sábado, 18 de agosto de 2007

Recién me decido a contarlo...

Tres días después del terremoto, recién me decido a contar cómo me fue o qué hacía yo cuando todo empezó.

Mi hermana y yo estábamos en la cocina haciendo pop corn o, en nuestro dialecto, "canchita". Ya íbamos a terminar cuando escuchamos un sonido. Yo dije que era camión (raramente, porque con lo traumada que soy siempre digo a todo que es temblor), pero empezó a moverse, entonces mi hermana dijo que era temblor. No me moví porque los temblores duran unos cuantos segundos y yo suponía que iba a pasar. Pero no pasó. Se hizo más fuerte. Frente a la puerta de nuestra cocina hay un espejo, éste se movía y se golpeaba contra la pared; la puerta de madera que está al lado de la cocina también se movía y sonaba. Empecé a traumarme porque parecía que el suelo iba a salirse, se sentía como ondas debajo de mis pies, el suelo parecía agua bamboléandose de un lado al otro. Abrí la puerta grande de madera y lo que me esperaba en mi patio fue lo que me traumó. La puerta de la calle es de metal y sonaba como si hubiese gente golpeándola con fuerza y furia, el sonido era horrible. Me traumé más porque, apoyada a la pared, había una ventana (con fierros y vidrios, o sea, una ventana intacta) que había sido sacada por remodelación de mi casa y que lo habían dejado ahí porque pesaba un demonio, pero tan fuerte fue el sismo que esa inmensa ventana parecía rebotar de la pared. Abrí la puerta de mi casa porque me traumaba su sonido, además parecía que la puerta quisiese salirse de su lugar.
Salí a la calle y vi a la gente, fue algo... mágico o algo extraño: la cuadra más desorganizada y, podría decir, más piraña de la urbanización El Trébol estaba muy ordenada, todos frente a sus casas, abrazados y sin decir una sola palabra. Nadie gritó ni se puso a rezar o, si lo hizo, no fue escandalosamente. Mi hermana estaba adentro apagando las luces, luego salió aunque me decía que no saliera a la calle, pero yo nica me quedaba adentro, por seguridad.
El primer terremoto pasó, poco a poco se hizo menos intenso; entré a mi casa junto con mi hermana. Subí rápidamente al segundo piso, fue corriendo a mi habitación porque había dejado la máquina prendida y mi estado en el msn era Ausente. Mi computadora seguía igual, no se había apagado ni nada, ni el internet se había cortado. Justo, antes de bajar a hacer canchita con mi hermana, había estado hablando con La Mexicana (con mayúsculas porque es la única para mí aunque haya otras mexicanas xD), a ella le conté que había habido un terremoto y di una breve descripción (tal vez haya sido la primera méxicana que se enteró del terremoto xD) [Hubo una réplica mientras escribía esto]; pero no pude terminar de contarle porque otro terremoto empezó. Mi hermana me gritó desde el primer piso: "Otra vez!". Yo bajé al toque porque el terremoto se hacía fuerte y otra vez la puerta de mi casa que sonaba horrible; podía ver las arañas de la sala que se movían de un lado para otro, las luces se prendían y se apagaban y parecía que del suelo algo iba a salirse.
Salí de mi casa, la gente seguía ahí, me quedé en la puerta de mi casa y, después de un rato, mi hermana también salió y estuvimos abrazadas hasta que el terremoto pasara.
Fue un poco más de dos minutos, pero parecía un momento eterno.
Luego pasó, yo volví a mi máquina y seguía intacta, con la conversación abierta. Creo que seguí temblando por un par de horas más y hubo unas cuantas réplicas que se sintieron.
Reconozco que me asusté bastante... O sea, primer terremoto en mi vida. Creo que recién me dormí a las 2am porque estaba un poco nerviosa. Si con temblores insignificantes, soy bien marica; imagínense un terremoto.

Ahorita con la réplica que acaba de haber, que ha sido intensa, me asusté y mis manos se pusieron heladas. Estoy traumada! Y, peor, estaba sola.
Ayer me enteré en mi trabajo de otras historias de cómo la pasaron otros. Una señora contó que se había desmayado (me cagué de risa), otra señora había estado en su casa, pero nos contó que en un hotel de por ahí las parejas salieron calatas, y una chica dijo que con el susto casi se le cayó los cabellos. Una tía no sintió el terremoto porque estuvo en un bus interprovincial regresando de Huacho, pensó que la causa de que el bus se moviera tanto era porque estaban descargando bastantes cosas del bus. Y hubo quien gritó: "Arrepiéntanse de sus pecados". Y otros que se abrazaron sin conocerse.
Uno se burla de eso, pero, desgraciadamente, hay ciudades destruídas por el sismo, muertos, heridos y muchos damnificados. Aquí fue el nerviosismo y la histeria colectiva lo que hizo que pareciera una tragedia en Lima.
Pero cualquiera se trauma. Aunque hay quienes que dicen que no, que no fue nada. Seguro esperan a que una pared les caiga encima. Hay que estar alertas!
Y yo me traumé porque con cualquier movimiento ya pienso que es un temblor.
'Ta mare.
Y, gracias, mi chilena, por preocuparte por mí, me hace sentir querida.

5 comentarios:

LA CARICATURA EXISTENCIALISTA dijo...

si pues, lo loco fue que el msngr nunca se cortó! que bueno q estes bien, saludos!

Chino dijo...

hola que horrible fue el terremoto yo soy de Pisco y me rozó una pared pero yo corria entre las casas que se caían y sin luz (se fue apenas empezó el terremoto) que bueno que ustedes puedan seguir viviendo como si nada yo aún duermo en el colchon de la sala de mi mamá porque ya no tengo casa

Chino dijo...

hola que horrible fue el terremoto yo soy de Pisco y me rozó una pared pero yo corria entre las casas que se caían y sin luz (se fue apenas empezó el terremoto) que bueno que ustedes puedan seguir viviendo como si nada yo aún duermo en el colchon de la sala de mi mamá porque ya no tengo casa

Chino dijo...

hola que horrible fue el terremoto yo soy de Pisco y me rozó una pared pero yo corria entre las casas que se caían y sin luz (se fue apenas empezó el terremoto) que bueno que ustedes puedan seguir viviendo como si nada yo aún duermo en el colchon de la sala de mi mamá porque ya no tengo casa

Chino dijo...

hola que horrible fue el terremoto yo soy de Pisco y me rozó una pared pero yo corria entre las casas que se caían y sin luz (se fue apenas empezó el terremoto) que bueno que ustedes puedan seguir viviendo como si nada yo aún duermo en el colchon de la sala de mi mamá porque ya no tengo casa